Cariño

Todas las puertas son sin cantos de tal modo que es imposible pillarse un dedo incluso cerrando la puerta sobre él